Cuántica y robótica

Cuántica y robótica, ejes de una época nueva que requiere..

robotazo

Cuántica y robótica

Cuántica y robótica, ejes de una época nueva que requiere competir, compartir y cooperar

La Comisión de Ingenieros en la Administración Pública de los EIC ha organizado la 8ª jornada técnica para con la temática de Competir, compartiendo y cooperando. El presentador ha sido Miquel Subirachs, presidente de la Comisión de los Ingenieros Industriales de las AAPP, y Salvador Gómez ha moderado el debate y ha introducido brevemente la temática.

El primer ponente fue Alfonso Rubio-Manzanares Fernández, economista que ha desarrollado la charla Are you ready for the quantum age? El planteamiento genérico de la charla ha sido dar respuesta a dos preguntas. Cómo afectarán las tecnologías cuánticas en la vida de las personas y en las organizaciones? Puede ser Barcelona una ciudad cuántica?

Hacia la primera cuestión, Rubio-Manzanares explicó que estamos en la 2ª revolución cuántica, dado que la 1ª la protagonizó el láser. Esta 2ª revolución se diferencia de la 1ª en que podemos manipular los átomos, protones y neutrones uno a uno, en lugar de hacerlo en grupo. Una de las consecuencias de esta innovación es que «todo será mecánicamente más rápido porque podemos juntar los 0 y los 1, en lugar de combinarlos separadamente», aseguró el ponente. La aplicación práctica de este hecho es que «Google usará los ordenadores cuánticos en inteligencia artificial, porque son capaces de resolver problemas 100 millones de veces más rápidos que los ordenadores tradicionales».

La segunda pregunta tiene una respuesta clara. Barcelona puede ser una ciudad cuántica porque dispone de todos los condicionantes para lograrlo. «La pregunta no es cuándo, sino quién y si tú serás uno de los que lo hará posible». Barcelona destaca por tener el ICFO (The Institute of Photonic Sciences), dos de las mejores escuelas de negocios (IESE y ESADE), ferias tecnológicas líderes mundiales (Mobile World Congress, Smart City world Congress, IoTSWC), universidades e investigadores.

robots

A juicio de Rubio-Manzanares Barcelona no se puede quedar atrás ni, de hecho, Europa. El Viejo Continente ya ha creado un programa europeo dotado con 1 billón de euros para invertir en tecnologías cuánticas y no perder la estela de innovación e investigación cuántica de los Estados Unidos, China, Canadá e Inglaterra. Algunas de las aplicaciones cuánticas más claras son los sensores cuánticos, las telecomunicaciones y criptografía, la simulación, la computación y la algorítmica. Para finalizar su intervención, Rubio-Manzanares afirmó que BarcelonaQBit (The Quantum Information and CyberseQurity) es un think tank integrado por 200 científicos, que está trabajando tanto para crear la primera asociación internacional de empresas cuánticas con sede en Barcelona, como por organizar la primera feria de cuántica en la ciudad condal. En estos momentos se están creando 5 empresas cuánticas en España, de las que 4 son en Cataluña.

El segundo ponente ha sido Xavier Pi, ingeniero industrial y responsable del Grupo de Trabajo de yate-Electrónica Embedded. Pino explicó los ejes principales del documento Marco de referencia sobre la I4.0 presentado en la última edición de la feria IoTSWC en Barcelona. Sin embargo, ha tratado la temática de cómo la cuarta revolución industrial (industria 4.0) está presionando de forma irresistible la formación de perfiles profesionales híbridos, derribando muros invisibles que han aguantado durante décadas, dando lugar a fenómenos como la denominada “convergencia IT / OT “. Además, Pino informó que la Comisión Industria 4.0 de Ingenieros de Cataluña, integrada por los industriales, los de telecomunicaciones y los informáticos, harán una misión intercolegial el próximo mes de abril en la Feria de Hannover.

ordenador cuantico

El último ponente ha sido Pere Monràs, licenciado en medicina, emprendedor senior y escritor. Monràs ha centrado en la biotecnología y ha incidido en ideas como que «eres cuando te manifiestas como eres, lo importante es lo que pasa entre dos personas. Es decir, ya no es tan importante saber qué cosas hay, qué nodo, sino cómo se relacionan para hacer una red ». Además, «el tema de la neurociencia es clave y necesitamos toda la tecnología para saber el potencial de nuestro cerebro». Por tanto, hay «revisar los patrones mentales, quizá la tecnología nos ayudará a limpiarnos». No se trata tanto de «pensar sobre los objetos, sino en las relaciones». Monràs también ha explicado que “la bioinformática permitirá conocer y leer la información que hay en la zona oscura de los genes». Este hallazgo permitirá crear neurogeneradores.

Francisco Romagosa, responsable de los ingenieros en la Administración de la Generalidad, ha concluido la jornada.