Cómo reducir el importe de la factura de la luz de tu negocio

En los últimos meses, el precio de la electricidad ha..

Consumos energéticos - Factura de la luz - FP Saver

Cómo reducir el importe de la factura de la luz de tu negocio

En los últimos meses, el precio de la electricidad ha batido todos los récords imaginables, algo que se ha dejado notar tanto en hogares particulares como más especialmente en empresas.

En este contexto, la posibilidad de ahorrar en la factura de la luz parece misión imposible. Sin embargo, no todo está perdido para conseguir que la factura eléctrica no se dispare tanto, tal y como nos cuentan desde FP Saver®, desarrolladores de un software de gestión energética.

Primer paso: entender tu factura de la luz

Interpretar correctamente los conceptos que aparecen en tu factura eléctrica es fundamental para reducirla en la medida posible. Los principales elementos que componen esta factura son:

  • Término de potencia: es el coste fijo que tienes que pagar por tener contratada una potencia eléctrica determinada, ya sea para una vivienda, para un local comercial o para una nave industrial. A mayor potencia contratada, mayor será ese coste fijo que aparece en la factura.

 

  • Término de consumo: es el número de kilovatios hora (kWh) que consumes durante un periodo de facturación. Se trata por lo tanto de un coste es variable que, como es lógico, será mayor cuanto más consumas y cuanto más alto sea el precio del kWh que te cobre la comercializadora.

 

Parece claro que entonces solo existen dos caminos para reducir la factura de la luz: modificar el contrato y pasar a una potencia contratada menor o intentar reducir el consumo eléctrico mensual.

1ª opción: cambia a una menor potencia contratada

Si tienes un negocio es probable que pienses que esta no es una opción para ti ya que no puedes correr el riesgo de quedarte sin suministro eléctrico durante el desarrollo de tu actividad económica.

Sin embargo, existen empresas que sí podrían pasar a contratar un tramo de potencia inferior, lo que ocurre es que no lo saben porque no llevan a cabo una adecuada monitorización de sus consumos energéticos.

Para ello es necesario contar con un software de control energético que ayude a identificar los excesos de potencia y el uso de energía reactiva. También permitirá controlar los picos de consumo para saber cuándo se producen y si podrían evitarse o valorar la potencia necesaria en diferentes escenarios productivos.

2ª fórmula: intenta reducir el consumo eléctrico

Todos despilfarramos mucha electricidad sin ser conscientes de ello. Unos gestos aparentemente sencillos pueden lograr que reduzcamos el consumo, algo que además de beneficiar a nuestra economía, beneficiará también al medioambiente.

Como ocurría en la anterior fórmula, reducir el consumo eléctrico es más sencillo para un hogar particular que puede intentar no caer en errores frecuentes que tanta energía consumen como poner varias veces el lavavajillas al día, olvidar las luces encendidas o no estar más pendiente de las franjas tarifarias para poner según qué electrodomésticos.

Sin embargo, esto no parece extrapolable a las empresas.. ¿o sí? De nuevo, como nos dicen los expertos de FP Saver®, las empresas despilfarran mucha energía sin saberlo, sobre todo porque no cuentan con un programa que monitorice sus consumos para intentar optimizarlos y, si es posible, reducirlos.

Por ejemplo, con un software de control energético podrían identificar si ciertas máquinas están consumiendo mucha más electricidad de la cuenta por ser demasiado viejas o poco eficientes en términos energéticos. Sustituirlas por unas nuevas podría suponer un importante ahorro del consumo energético.

Lo mismo podríamos decir de las luces. Muchos negocios tienen instaladas luces tradicionales en sus locales en vez de optar por luces LED programadas o con sensores que funcionen de manera inteligente para que se usen solo cuando sea necesario.

Otra posibilidad que dan estos softwares es la de monitorizar los picos de consumo para valorar si las tareas que los producen podrían reorganizarse para ser realizados en otros tramos horarios más económicos, y reducir así la factura de la luz.

 

Si tienes nuestro negocio, te aconsejamos consultar con expertos en energía que te asesoren sobre las posibles soluciones a implementar.